Lo siniestro de Vintila

Posted in Shape of the things on abril 27, 2016 by lanadateatro

El siniestro plan deLo siniestro de Vintila

Por: Teófilo Guerrero

 Vintila Radulezcu es una mujer que conoce a un hombre que no es quien dice ser, pero también ella no pareciera ser quien es, y a partir de ahí establecen una relación que va a ir de un lado a otro, y que culminará de manera sorprendente.

Martin Zapata nos tiene acostumbrados a una dramaturgia inquietante, inédita, interesante, que no persigue moldes, ni modas, que atrapa al público en una teatralidad al mismo tiempo juguetona, y profunda.

En este texto, traducido ya a varios idiomas, Zapata confirma su oficio y conocimiento de un teatro poco usual en México, convirtiéndolo en una figura imprescindible para esta disciplina.

Miguel Lugo dirigió la lectura de este texto en la Semana Internacional de la dramaturgia contemporánea y no paró ahí, llevó a Vintila a otros terrenos, de la puesta en palabra se fue a la puesta en cuerpo, y eligió bien a los actores, pues tanto Carolina Ramos como Carlos Hoeflich hicieron un trabajo estupendo, limpio y puntual.

Ahora vuelve Vintila con otro actor, el siempre solvente y estupendo Pepe Galindo, para recrear una historia que pareciera inverosímil, pero que en su inverosimilitud tiene su principal metáfora: las relaciones humanas están determinadas por el tiempo y el espacio, pero sobre todo por las pasiones, las fobias, los miedos, y sobre todo el amor. Siempre el amor, que, como en este caso, puede ser el puntal principal para destruir el mundo.

Vaya al Estudio Diana, y vea qué tiene que ver Samuel Beckett con Eugene Ionesco con Jaime Keller, es decir Illy Bleeding, cantante del post punk mexicano, además del caos, la muerte, el tiempo y la destrucción. Vale la pena.

 

El siniestro plan de Vintila Radulezcu

29 de Abril, 20:00 horas

Estudio Diana

Boletos en taquilla y sistema Ticketmaster

 

 

 

 

En Abril,Vintila Radulezcu y su siniestro plan

Posted in Shape of the things on marzo 10, 2016 by lanadateatro

 

5 LNT VINTILA YORCH GOMEZ

Foto: Yorch Gómez

La Nada Teatro se complace en invitar a la segunda temporada de El siniestro plan de Vintila Radulezcu, su más reciente producción con la cuál iniciamos actividades en este 2016.

El siniestro plan….nos ofrece una trama sui generis dentro de la dramaturgia nacional, llena de referentes históricos y literarios, (el atentado contra Samuel Beckett, por ejemplo) puntos de partida que nos adentran en la mente y carácter  perverso de Vintila  Radulezcu, el incendio del Hindenburg, la combustión espontánea,  los viajes en el tiempo, el consumo de ácidos, y la aparición de una cantante calva, son los temas que aborda esta comedia con tintes thriller y suspenso.

El juego de la simulación y la estrategia, están presentes de manera permanente en este divertimento escénico, que nos invita a  conocer a una de las más peligrosas mentes criminales de todos los tiempos quien fue capaz de idear un plan para la destrucción de la humanidad por…una decepción amorosa.

El siniestro plan de Vintila Radulezcu

De: Martín Zapata; Dirección: Miguel Lugo

Elenco: Carolina Ramos “Kärlek”,  José Galindo

Funciones: Viernes 8, 15, 22, 29 de Abril. 20:00 horas

Estudio Diana (Av. 16 de Septiembre 710)

General 120 pesos, Descuentos 90 pesos

bolestos disponibles en taquillas del Teatro Diana y en el sistema Ticketmaster

http://www.ticketmaster.com.mx/Estudio-Diana-boletos-Guadalajara/venue/164678

El siniestro plan de Vintila Radulezcu, llega a Guadalajara.

Posted in Shape of the things on septiembre 6, 2015 by lanadateatro

LNT EL SINIESTRO PLAN DE VINTILA RADULEZCU 2

La Nada Teatro se complace en invitar al estreno y temporada de El siniestro plan de Vintila Radulezcu, su más reciente producción con la cuál celebran 11 años de actividad en la escena teatral de nuestra ciudad.

El siniestro plan….nos ofrece una trama sui generis dentro de la dramaturgia nacional, llena de referentes históricos y literarios, (el atentado contra Samuel Beckett, por ejemplo) puntos de partida que nos adentran en la mente y carácter  perverso de Vintila  Radulezcu, el incendio del Hindenburg, la combustión espontánea,  los viajes en el tiempo, el consumo de ácidos, y la aparición de una cantante calva, son los temas que aborda esta comedia con tintes thriller y suspenso.

El juego de la simulación y la estrategia, están presentes de manera permanente en este divertimento escénico, que nos invita a  conocer a una de las más peligrosas mentes criminales de todos los tiempos quien fue capaz de idear un plan para la destrucción de la humanidad por…una decepción amorosa.

Te invitamos a seguir nuestras publicaciones en este blog y en nuestras redes sociales (Facebook Twitter), en breve estaremos anunciando nuestra preventa de boletos a precios muy especiales.

El siniestro plan de Vintila Radulezcu

De: Martín Zapata; Dirección: Miguel Lugo

Elenco: Carolina Ramos “Kärlek”, Carlos Hugo Hoeflich

Del 3 al 25 de Octubre, Sábados 20:00, Domingos 18:00

Estudio Diana (Av. 16 de Septiembre 710)

General 120 pesos, Descuentos 90 pesos

https://youtu.be/Qw665WQDHHI

 

 

¿Teatro para qué?

Posted in Shape of the things on enero 16, 2015 by lanadateatro

La Nada Teatro

aNuovo__MCR0518

Hace algunos meses circuló en redes sociales este texto, nos permitimos retomarlo dada la importancia y posibilidad de discusión que genera alrededor del quehacer escénico.

Por Thomas Ostermeier*

Para el director de la Schaubühne de Berlín, no puede haber teatro si no existe inversión pública a largo plazo y un profundo vinculo con la sociedad. En este texto analiza las condiciones “materiales y espirituales” de un teatro renovado. Thomas Ostermeier se preocupa no sólo por la austeridad que afecta al teatro europeo sino también por su tendencia a dejarse llevar por la ideología dominante.
En las pretendidas democracias occidentales, la preservación del interés general obliga a cada Estado a cobrar impuestos cuyo producto será destinado, por diversas instituciones, a fines que ellas consideran justos o indispensables.Pido perdón por la chatura de este preámbulo, pero es importante recordar  hasta qué punto la noción de misión pública está inscrita en el núcleo…

Ver la entrada original 2.116 palabras más

Promociones y descuentos de fin de temporada….

Posted in Shape of the things on diciembre 5, 2014 by lanadateatro

postal lugo sombra7 RIÑON DE CERDO PARA EL DESCONSUELO

La Nada Teatro cierra 2014 con  dos propuestas, dos experiencias escénicas distintas diferentes y que puedes disfrutar en La Casa Suspendida y en la sede de Microteatro GDL. Conoce un poco de ellas:

Riñón de cerdo para el desconsuelo

De: Alejandro Ricaño

Con: Sara Isabel Quintero y Jesús Hernández

Música original: Kenji Kishi Leopo

Ternura y violencia, contrariedades reunidas en una historia que divierte y conmueve, dos personajes que no pueden existir el uno sin el otro, y que nos mostrarán lo paradójico de las relaciones, de la vida, Riñón de cerdo para el desconsuelo plantea una historia detrás de uno de los textos más emblemáticos del teatro: Esperando a Godot de Samuel Beckett, La espera, el desconsuelo, la esperanza y sobre todo la pasión por el acto creativo, es la mezcla ideal para conmemorar al teatro con una ficción detrás del teatro mismo, internarnos así al torbellino de necesidades, pasiones y consecuencias de un hombre que ama la literatura y el teatro, una mujer cómplice, amante, en la que muchas se reconocerán, una trama de humor negro y de personajes entrañables, que sin lugar a dudas atrapará al espectador

Viernes 5 Diciembre,  20:30 horas,

General $90.00

Promoción 2 x 1 $150.00

La Casa Suspendida (Av. Alcalde 830, entre Jesús García y Gabriela Mistral)

La sombra de tu sombra

De Gavo Figueira

Con: Andrea Belén SánSa, Marisol Méndez

Producción ejecutiva: Ana Paula Uruñuela

Selección musical: Serge Gainsbourg, Valentina González

¿Amas el dinero?  ó amas por dinero……

Una cena de aniversario.  Velas, un buen vino, y dos amantes que celebran un apasionado romance.  Pero esta noche, una  densa sombra tocará la puerta y las llevará a confrontar sus miedos más profundos. Seducción e intelecto, Tres opciones…  una sola salida. ¿Estás dispuesto a  saber la verdad?

Microteatro Guadalajara

José Guadalupe Zuno 2024 (casi esquina con Chapultepec)

Jueves y Viernes 20:00 horas

Sábados 19:00 horas

Domingos 18:00 horas

(Funciones cada 30 minutos)

Costo general $50.00 pesos

 

 

 

 

 

 

 

Promociones:

Riñón de cerdo regalará a las primeras 4 promociones de 150 pesos un boleto para la sombra de tu sombra (válido para la función del día domingo 7 a las 20:00 horas)

 

En la compra de cualquier boleto de La sombra de tu sombra obtén un descuento para Riñón de cerdo para el desconsuelo (válido para la función de día 12 de diciembre)

 

 

El amor es fuerte como la muerte

Posted in Shape of the things on octubre 21, 2014 by lanadateatro

LNT MALICIA 2014 (1)

Ponme como un sello sobre tu corazón, como una marca sobre tu brazo; porque fuerte como la muerte es el

amor y duros como el sol los celos. Sus brasas de fuego, potente llama

Cantares 8;6

Malicia, el amor no conoce la virtud, toma como punto de partida el argumento de la novela cumbre de Chordelos de Laclos, “Las amistades peligrosas”, Es la historia de dos ex-amantes y rivales que utilizan la humillación para su beneficio personal, así, La Marquesa de Merteuil, para vengarse de su último amante, planea atentar contra la virtud y virginidad de su prometida, la joven Cecil Volanges, para lo cual pide ayuda de su viejo amigo el Vizconde de Valmont, un hombre seductor, inteligente, amoral y depravado, que a su vez desea el triunfo sobre la honorabilidad y recato de Madame de Tourvel, mujer dedicada a la vida matrimonial y religiosa.

Malicia, el amor no conoce la virtud, es un pastiche atemporal que a manera de homenaje, reúne textos de autores clásicos de la literatura erótica, entre otros: Sade, Leopold von Sacher-Masoch, Georges Bataille, Guillaume Apollinaire.

Malicia; el amor no conoce la virtud, retrata el aspecto menos amable de las relaciones amorosas. Despecho, deseo, intriga, dominio, virtud, la perversa fascinación por el placer propio y del otro. Un juego de espejos y representación. Suplantación, erotismo verbal y puro. Malicia es una torcida, fría y realista visión del amor.

Con este montaje, La Nada Teatro convoca a la celebración de sus primeros 10 años de trabajo continuo en la escena tapatía, mismos que nos han dado la oportunidad de llevar a escena textos de diferentes latitudes y temáticas, siempre comprometidos con montajes de calidad y contando con la colaboración de destacados actores, actrices, creativos y a autores.

Los invitamos a festejar con nosotros de la mejor manera, participando activamente del hecho teatral, los esperamos!

Malicia, el amor no conoce la virtud

Con: Marisol Méndez, Carlos Hugo Hoeflich, Dani Fer Ortiz

Director: Miguel Lugo

Del  25 de octubre al 9 de Noviembre

Sábados 20:30, Domingos 18:00,

La Casa Suspendida (Av. Alcalde 830, casi esquina Jesús García)

Costos: General 120.00, Estudiantes y maestros 80.00

Promociones:

Sábado: Bebida de cortesía (Cerveza, Café, Refresco) en la compra de tu boleto de costo general (Aplica a los primeros 10 boletos)

Domingo: 2 boletos x 150 pesos

foto: María Rincón

¿Teatro para qué?

Posted in Shape of the things on septiembre 22, 2014 by lanadateatro

aNuovo__MCR0518

Hace algunos meses circuló en redes sociales este texto, nos permitimos retomarlo dada la importancia y posibilidad de discusión que genera alrededor del quehacer escénico.

Por Thomas Ostermeier*

Para el director de la Schaubühne de Berlín, no puede haber teatro si no existe inversión pública a largo plazo y un profundo vinculo con la sociedad. En este texto analiza las condiciones “materiales y espirituales” de un teatro renovado. Thomas Ostermeier se preocupa no sólo por la austeridad que afecta al teatro europeo sino también por su tendencia a dejarse llevar por la ideología dominante.
En las pretendidas democracias occidentales, la preservación del interés general obliga a cada Estado a cobrar impuestos cuyo producto será destinado, por diversas instituciones, a fines que ellas consideran justos o indispensables.Pido perdón por la chatura de este preámbulo, pero es importante recordar  hasta qué punto la noción de misión pública está inscrita en el núcleo mismo de nuestras sociedades para permitir a los individuos y a los grupos sociales… ¿Qué cosa? ¿Ser felices? ¿Tener éxito? ¿Instruirse? ¿Abrirse a otras ideas, a otras personas, a otros grupos?

La marcha triunfal del neoliberalismo, iniciada en Chicago en la década de 1970 y acelerada por el derrumbe del “socialismo real” dio como resultados la desregulación de los mercados financieros, y también la privatización de servicios e instituciones que hasta entonces pertenecían a la esfera pública.  Ese cambio de paradigma influyó en la pérdida de legitimidad del teatro en ese mismo período. Una gran parte de la izquierda de Europa occidental, tradicionalmente escéptica con respecto a las instituciones, por no decir anti-estatista, se encuentra así en la dolorosa obligación de tener que defender al Estado ante la ofensiva de los nuevos discípulos del mercado.

Por mi parte, yo sueño con una sociedad liberada del yugo de la propiedad privada, donde los bienes y las riquezas pertenezcan por partes iguales a cada uno de sus miembros.Lamentablemente estamos a mil leguas de semejante utopía. Peor aún, la ideología de mercado proyecta una sospecha de totalitarismo sobre cualquier reflexión en torno a este tema. Hasta el principio de una redistribución parcial de las riquezas, establecido por la burguesía en ascenso en los siglos XVIII y XIX, actualmente está en peligro.

Poco después de de la creación del Reich,en 1870-1871, en el período llamado ” de los fundadores”, fue inventado o al menos institucionalizado, es decir, confiando a la responsabilidad del poder público todo lo que hoy en día está seriamente amenazado: los transportes públicos, las escuelas, las universidades, las bibliotecas, los parques, etc. Por entonces la burguesía consideraba al Estado como la expresión de su poder material y espiritual. Hoy en día lo considera solo como un obstáculo a su prosperidad. Los establecimientos culturales con financiamiento público que otrora eran el orgullo de las elites, perdieron por las mismas razones una buena parte de su legitimidad.

Desde 1992, en Alemania cerraron sus puertas o debieron fusionarse 18 teatros. A diferencia de lo que ocurre en Francia, el financiamiento de la cultura está únicamente en manos de los  länders y de las municipalidades. Berlín, que se jacta sin embargo de ser un paraíso para los jóvenes artistas, tiene un presupuesto de cultura que no supera el 2% de los gastos públicos. Si consideramos que la parte del teatro, incluyendo la ópera, solo representan el 1,1% de esta partida (0,7% para el teatro únicamente), los debates sobre nuevas reducciones presupuestarias resultan extravagantes. Las cifras no son mejores en Hamburgo, segunda ciudad del país: 2,1% para la cultura, 0,9% para el teatro y la opera. Una mirada a la situación francesa muestra que en 2013 los gastos públicos previstos para la cultura se redujeron en un 4,3% respecto del año precedente.

La burguesía tiró por la borda la idea fundadora de una representación de ella misma orientada por otra cosa que no fuera la sed de ganancias, mientras parece ponerse de moda el escepticismo visceral a menudo justificando-de las clases  populares respecto de esos “templos burgueses”. Hace un año y medio, un chofer de taxi de Ámsterdam, al saber que yo trabajaba en un teatro, me dijo con tono sarcástico: “Now it`s pyback time!” (“¡Llegó la hora de devolver el dinero”) . El nuevo gobierno acababa de lanzar una operación sin precedentes de desertificación del paisaje cultural holandés.

Tal es el clima que se va extendiendo actualmente en Europa. el desmantelamiento de la cultura, perceptible en diferente grado en todo el continente, aumentó también en Italia y sobre todo en Hungría, donde el anti-intelectualismo de la clase dirigente, sumado a consignas abiertamente antisemitas y homofóbicas, llevó a reemplazar al director del Teatro Nacional de Budapest por un mercenario del Fidesz, un partido de la derecha Nacionalista.

Teatro Libre

A ese fenómeno se suma otro que desde hace unos quince años es como una gangrena para el teatro. Con el pretexto de estimular a las organizaciones independientes, se busca enfrentar a los protagonistas de ese medio uno contra otro. Los promotores del teatro libre, también llamado off, claman que podrían hacer un uso mejor de las sumas destinadas a las instituciones públicas, lanzándolase así, seguramente sin quererlo. a una apología de la tendencia vigente: les podemos ofrecer más arte por menos dinero. No resulta sorprendente que esa retórica fraticida encuentre un creciente eco en los consejos municipales y en los responsables de cultura. Pues el “teatro libre” presenta una doble ventaja: su atractivo nombre evoca juventud, la rebeldía y el romanticismo; a las vez que se presta a financiamiento de una extraordinaria flexibilidad. En efecto, nada impide a los responsables políticos anular sus subvenciones, o cambiar por otros artistas.

Esta flexibilidad coloca a cada proyecto ante la obligación de lograr un éxito inmediato, pues de lo contrario sus autores pueden quedarse sin nada. A la vez, impide que las compañías y los directores puedan tener una evolución artística llamados “libres” a menudo deben buscarse trabajos temporales, en detrimento de su labor de investigación. De su lado, los oficios de escena (realizadores de decorados, artistas plásticos, profesionales de maquillaje, pintores,etc.) corren riesgo de desaparecer.

Los artistas deben afrontar un colosal desafío: darle, año tras año, generación tras generación, un nuevo sentido al teatro institucional. Muchos creadores no son conscientes de la suerte que tienen al disponer de lugares subvencionados. Al igual que yo, la mayoría vivió en medio de una cultura de hostilidad a las instituciones, y miran con desconfianza esas grandes escenas prestigiosas donde la vanidad burguesa se exhibió tanto tiempo. Sin embargo, allí existen posibilidades de trabajo y medios de producción incomparables para hacer oír otro relato de la sociedad.

Sin dudas, nosotros seguimos siendo los modernos bufones de una elite que acepta que nos burlemos de ella para poder gozar del privilegio de mostrarse tolerante y capaz de reírse de si misma. Sin embargo, abandonar esos lugares equivaldría a cortarse las alas y hacer más fácil la tarea de los que sueñan con ocupar nuestro lugar. Desde 2008, en Estados unidos, numerosas empresas se retiraron del mecenazgo, que maneja todo en cultura de ese país. Y eso le costó caro a los artistas.

Una doble crisis

Además del empeoramiento de las condiciones materiales, estamos viviendo una crisis tanto estética como de contenidos. En los últimos años, la creación teatral adoptó las teorías no siempre luminosas sobre la postdramaturgia y la “performance”. Extrañamente, las formas renovadoras aparecidas en la década de 1970 y 1980 continúan orientando el credo estético de muchos festivales, aunque en esa materia los imitadores están lejos de equipararse con sus modelos. Los ingredientes de esa chata vanguardia que pretende ser ejemplo del teatro moderno.

La poetología de ese teatro se apoya en la idea de que la acción dramática es otra época; que el hombre no puede entenderse como dueño de sus acciones; que hay tantas verdades subjetivas como espectadores en la sala; que los acontecimientos representados en el escenario no expresan ninguna verdad válida para todos; que nuestra experiencia fragmentada del mundo sólo encuentra traducción en un teatro también fragmentado, donde los géneros se yuxtaponen: cuerpos, danza, fotos, vídeos, música, palabra… Esa fusión sensorial dice al espectador que jamás podrá descifrar ese mundo caótico, y que, por lo tanto, no tiene sentido buscar vínculos de causalidad o culpables.

Ese “realismo capitalista”, como su homólogo socialista, estetiza una ideología victoriosa, y es tan perentorio como aquel. En un mundo dominado por la doctrina neoliberal, nada será tan grato a sus beneficiarios como esos supuestos: nadie es responsable de nada, y la complejidad del mundo hace que sea ilusoria cualquier tentativa de identificar sus mecanismos.

Evidentemente, no todos los representantes del teatro postdramático adhieren a  esa visión. El trabajo de ciertas figuras del teatro documental, como el grupo alemán Rimini Protokoll (1) o el dramaturgo suizo Milo Rau (2), que a menudo roza el periodismo, resulta más esclarecedor que la mayoría de las piezas representadas habitualmente, Su éxito ilustra de alguna forma la crisis del teatro tradicional. Al focalizarse en el repertorio clásico, este se desconecta de la realidad. Poco preocupado por darle al público algún detalle siquiera de su vida cotidiana, el estetismo clásico se cristalizó hace treinta años en una piadosa reverencia ante el  pasado.

En el seno de ese círculo cerrado, o de esa espiral descendente, el pacto que vincula al teatro con el ambiente político y social de su tiempo se evapora inexorablemente, y hasta la interpretación de los actores se resiente por ello, pues estos buscan su emoción en los grandes del pasado antes que en su propia persona. A raíz de ello, expertos de la vida cotidiana se muestran más inspirados para testimoniar sobre el estado del mundo que los actores clásicos, que sin embargo están para eso.

Ese es el nudo de la crisis. Para hallar una salida, el teatro debería dar a los actores una formación inicial y continua. Cuando era director en el Berliner Ensemble, Bertolt Brecht pedía a sus actores confrontarse a la realidad, asistir a las audiencias en los tribunales, sumergirse en las fábricas, para poder expresar con conocimiento de causa el comportamiento de sus contemporáneos. Eso mismo hago yo con los míos, proponiéndoles que se inspiren de su propia biografía y de sus observaciones cotidianas.

¿De qué hablar?

¿Qué efectos produce en nuestros semejantes el temor  a verse relegados socialmente? ¿Cómo influye la obligación de tener éxito, sobre nuestras emociones, nuestros sentimientos, nuestros deseos? ¿En qué medida nuestra vida privada se somete a las exigencias del óptimo rendimiento? ¿Cuántas aventuras se quiebran por la condición social del asalariado flexible?¿Por qué disponemos de un vocabulario muy refinado para analizar nuestras relaciones  conyugales, amorosas o sexuales, mientras que no encontramos palabras para expresar nuestra derrota política (“sistema podrido”)? ¿Por qué nos deleitamos en exponer una psicología de bazar?¿por qué no tratamos con la misma pasión los estragos sociales que se suceden desde hace veinte años, y que pesan tanto sobre nuestros cuerpos y nuestras mentes:horarios de trabajos elásticos; digitalización de la vida cotidiana; disponibilidad para ser ubicado y contactado a toda hora;emails profesionales que llegan de noche;identificación total con la empresa que nos emplea, como si uno estuviera casado con ella? Esas realidades las vemos incrustadas hasta los huesos de las personas que encontramos. ¿Cómo explicar sino la ola de artículos periodísticos sobre las enfermedades laborales, el stress, la depresión, el síndrome de agotamiento profesional? La infiltración del pensamiento económico en los más íntimos vasos capilares de la sociedad moderna, deforma nuestros cuerpos, desvirtúa nuestros afectos.

Es de eso que el teatro debería hablar. Es eso lo que podemos representar en el escenario, y con talento, si nutrimos nuestra imaginación en las fuentes que nos alimentan en torno nuestro. El teatro ideal, a mi entender, guarda la promesa secreta de abordar todos esos temas.

Por su financiamiento público, el teatro institucional aún está al margen de la lógica de la competencia, aún si es cierto que las consideraciones de rentabilidad son cada vez mayores. Quizás la sociedad podría retomar un poco de confianza en sí misma si se permite contar con unos bufones suficientemente osados para ponerle enfrente un espejo, cuestionarla, burlarse de ella sin complejos.

Fuerza regeneradora  

El teatro podría ser eso: un santuario habitado por una fuerza regeneradora, cuando las industrias dedicadas al relato del mundo son víctima de una exigencia de rentabilidad proporcional a su falta rentabilidad proporcional a su falta de libertad: basta con encender la televisión para convencerse de ello. La frustración generada por los medios cada vez menos independientes, explica en parte por qué tanta gente, fundamentalmente jóvenes, se precipitan a la Schaubühne convencidos de que allí encontrarán un lugar donde aun pueden actuar y pensar libremente. Un sitio donde se pueden ver en el escenario las distorsiones corporales de los hombres víctimas de la flexibilidad.

Porque en el teatro todo se desarrolla en el acto: es imposible hacer varias tomas o modificar las cosas en el montaje, como en el cine. Es aquí y ahora que el actor siente su papel, y que el espectador, en tanto que experto de su propia percepción, decide si acepta jugar el juego. En nuestra existencia sobredigitalizada, donde una pantalla de dos dimensiones tiene a raya lo real, la misión y el desafío del teatro se resumen a ese momento raro en que una acción virtual convoca toda la realidad del mundo.
1.-Nombre que se designa a varios artistas cuyas puestas en escena experimental mezclan teatro y realidad

2.- Director de teatro y ensayista suizo que trabaja reconstituciones teatrales (reenactment) de situaciones violentas: guerra de Rwanda, juicio del matrimonio Ceusescu en Rumania..

*Director de teatro y la de la Schaubüne de Berlín.

Traducción: Carlos Alberto Zito

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.